header-photo

Día 1 - ESPAÑA / SAN PETERSBURGO



A las 4.30 h estábamos en la Terminal 4 del Aeropuerto de Madrid-Barajas, el grupito que salíamos de Madrid en el vuelo de línea regular de CSA, OK 703 con destino San Petersburgo vía Praga. Aquí tuvimos una escala de apenas 1 h 30 minutos y conectamos con el vuelo OK 896 con salida a las 11.30 h hacia nuestro destino final, San Petersburgo. Llegamos como 20 minutos antes de la hora prevista y nos dirigimos al control de pasaportes. Tras pasarlo y recoger el equipaje, nos encontramos con nuestra guía Vlada, quien nos acompañó hasta el hotel Sokos Vasiliesvky, emplazado en la isla del mismo nombre. Aquí dejamos tiempo libre hasta la hora de la cena.

Día 2 - SAN PETERSBURGO (Pensión Completa)



Desayuno. A las 9 h salimos para realizar la visita panorámica de la segunda ciudad de Rusia, con 4.600.310 habitantes (2010). Se halla en la Región de Leningrado, nombre que compartía con la ciudad durante la época soviética (1924-1991) y Petrogrado, entre 1914-1924. Su fundación se le atribuye al Zar Pedro el Grande el 16 de mayo de 1703. A partir de entonces se convirtió en capital del imperio ruso durante más de doscientos años hasta que tras la revolución rusa la capital del país se trasladó de nuevo a Moscú. Así, empezamos el recorrido por el centro de la ciudad, considerado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Recorrimos la avenida Nevsky, la calle principal de la ciudad. De aquí, nos trasladamos hasta la ciudadela original de San Petersburgo; diseñada por Domenico Trezzini y erigida en 1703. Entre sus edificios más emblemáticos destaca la catedral de San Pedro y San Pablo, donde están enterrados los zares desde Pedro I el Grande a Nicolás II y su familia. Podéis tener un poco más de información en este enlace. También pasamos por el crucero Aurora; botado el 11 de mayo de 1900 y famoso porque en la noche del 25 de octubre de 1917 dio la señal para el inicio del asalto al Palacio de Invierno en San Petersburgo que pronto se tradujo en la revolución bolchevique.


Continuamos con el almuerzo en el restaurante Da Vinci y terminamos las visitas del día con la Catedral de san Isaac: el mayor edificio religioso de San Petersburgo y como basílica es la cuarta de Europa por la altura de su cúpula. En sus orígenes Pedro I mandó edificar una pequeña iglesia en madera, siendo levantada a su aspecto actual por Monferrand entre 1818 y 1858. La catedral reúne cuatro impresionantes puertas, con 112 columnas de granito de más de 100 toneladas y una cúpula dorada de 101.5 metros de altura rodeada por cuatro campanarios. En el interior hay capacidad para 12.000 fieles. Tras la visita, la mayoría del grupo subimos sus 226 escalones que nos llevaron hasta lo alto de la cúpula, desde donde se tiene una impresionante panorámica de todo San Petersburgo.

Día 3 - SAN PETERSBURGO (Pensión Completa)

Hoy hemos realizado la visita al Museo de El Ermitage, uno de los museos más grandes del mundo que cuenta con más de 4 millones de piezas de exposición (pintura, esculturas y objetos de artes aplicadas). Entre las colecciones del museo se destacan las obras maestras de Leonardo da Vincci, Rafael, Tiziano, Rubens, Rembrandt, El Greco, N. Poussin, Gauguin, Picasso, A.Matisse, etc. Sin duda, una de las mayores pinacotecas y museos de antigüedades del mundo. Sus más de 4 millones de piezas están instaladas entre el complejo que forman seis edificios emplazados a la orilla del río Neva. Entre estos, el más importante es el Palacio de Invierno, residencia oficial de los antiguos zares. Los otros edificios están formados por el Palacio Menshikov, el Edificio del Estado Mayor y un recinto para almacenamiento abierto. El museo se formó con la colección privada que fueron adquiriendo los zares durante varios siglos, y no fue hasta el año 1917 cuando fue declarado Museo Estatal. Tras el almuerzo, realizamos un agradable paseo por los ríos y canales de San Petersburgo. CENA y alojamiento en el hotel.


Día 4 - SAN PETERSBURGO / PETERHOF / PUSHKIN / SAN PETERSBURGO (Pensión Completa)

Desayunamos y partimos por carretera hacia Peterhof, fundado por el Zar Pedro el Grande en la costa del Golfo de Finlandia. Hasta la "Revolución de Octubre (1917)", Peterhof fue residencia de los zares, transformándose en 1918 en museo. A lo largo de la Segunda Guerra Mundial fue ocupado por las tropas alemanas, pero por suerte, antes de la llegada de los nazis se pudieron salvar más de 8.000 objetos de decoración de los palacios y cerca de 50 estatuas. No obstante, las tropas alemanas destruyeron prácticamente todo.

Al término de la Segunda Guerra Mundial comenzaron las restauraciones del palacio y en 1964 se abrieron al público las salas del museo. Sus maravillosos parques, 176 fuentes de diferentes formas y estilos, 4 cascadas, numerosas esculturas y estatuas doradas de dioses y héroes mitológicos, hacen de Peterhof una verdadera joya, llamada "Capital de Fuentes", única en el mundo; aquí visitamos el Palacio Grande y sus jardines.



Almorzamos en un restaurante local y continuamos hacia Pushkin. Fue aquí donde en 1710, Pedro el Grande regaló a su esposa Catalina I la zona donde en pocos ańos se construyó el maravilloso conjunto de parques y el Palacio de Catalina, obra de Bartolomeo Rastrelli en estilo barroco. Las fachadas están decoradas por enormes atlantes, columnas y grandes ventanales ornamentados, con grandes contrastes de colores del barroco ruso: azul, blanco, dorado... Entre las estancias del palacio destaca el gran Salón Dorado o Salón del Trono, obra de Rastrelli. En el techo destaca el plafón de Giuseppe Valeriani "El triunfo de Rusia" de 1755. Durante siglos este palacio fue la residencia oficial de los zares en verano, y fue aquí donde el último zar Nicolás II vivió arrestado hasta poco antes de su ejecución. Sin duda, la joya del palacio es la Sala de Ambar, que algunos reconocen como la octava maravilla del mundo.


Esta sala fue un regalo del rey alemán Friedrich Wilhelm I de Prusia al zar Pedro el Grande, en 1717, tras quedar impresionado Pedro el Grande en su visita a Charlottenburg (Berlín). Primeramente la habitación fue instalada en el Palacio de Invierno, pero en 1755 la Emperatriz Isabel (Elizabeth) ordenó trasladarla al Palacio de Catalina en Tsarskoye Selo. Los paneles individuales de ambar fueron traidos desde San Petersburgo a Tsarskoye Selo por 76 soldados en seis días. Durante la Segunda Guerra Mundial las tropas nazis se llevaron los paneles de ambar y se los dieron a Alfredo Rode, jefe del Museo de Artes de Konigsberg en Kaliningrado. Sin embargo, una parte de la Sala de Ambar se vio por última vez en la exposición del Castillo de Konigsberg, antes de ser ocultada en las catacumbas. A partir de entonces no se sabe lo que ha ocurrido con las verdaderas piezas de la Sala de Ambar. Entre muchas versiones, la que más credibilidad tiene es la que dice que los paneles fueron escondidos en una de las minas de la Costa Báltica o que fueron quemados. Un equipo de especialistas en ambar, procedentes de "Tsarskoselskaya Yantarnaya Masterskaya" trabajó desde 1972, para recuperar la magnífica sala de Ambar; estudiaron y utilizaron los antiguos métodos de trabajo. Su idea era, no sólo recuperar los paneles, sino tambien encontrar y repetir la manera original de los autores de la sala. Mientras que su misteriosa desaparición durante la Segunda Guerra Mundial sigue emocionando a los cazadores de tesoros de todo el mundo, la Cámara de Ambar ya ha recobrado su antigua grandeza, gracias al trabajo de los restauradores contemporáneos. Fue inaugurada en 2003, cuando San Petersburgo celebró su 300 aniversario.



Regresamos al hotel y salimos de inmediato para asistir a un espectáculo folclórico en el palacio Nikolaevsky, construido en 1861 por el arquitecto Andrey Shtakenshneider por orden del Gran Duque Nicolás. A su término disfrutamos de una elegante cena, en una de las salas del palacio, amenizada por una pianista. Alojamiento en el hotel.

Día 5 - SAN PETERSBURGO / MOSCÚ (Pensión Completa)

Hoy madrugamos un poco; de hecho nos tuvieron que preparar un desayuno pícnic, al no estar abierto todavía el comedor del hotel. Así, nos trasladamos a la estación para salir a las 06.45 h en moderno tren rápido diurno, Sapsan, hacia Moscú, capital de Rusia. Llegamos a Moscú a las 10.40 h. Desde la estación de trenes partimos, con nuestra nueva guía, Natalia, para visitar la emblemática Plaza Roja, con sus 330 m de longitud y 70 m de ancho, alcanzando los 23.100 m² .


En el actual emplazamiento de la plaza, originariamente se levantaban edificios de madera, pero fueron destruidos por Iván III de Rusia, debido a que ardían con facilidad. La nueva plaza sirvió como lugar para formar los mercados de la ciudad, donde posteriormente se celebraban ceremonias públicas y proclamaciones, incluso sirvió de lugar para la coronación de los zares. El nombre de Plaza Roja no proviene del color de los ladrillos que la rodean, así como tampoco por el color rojo del comunismo por el que se le compara, como se ha creido en más de una ocasión.



Al parecer proviene de la palabra rusa Krásnaya, que significa "roja", pero que en ruso antiguo significaba "bonita", es decir, la plaza bonita. La palabra en un principio se usaba para nombrar la Catedral de San Basilio (s. XVI), con el sentido de bonito, y más tarde el nombre recaló en la plaza próxima. Se cree que la plaza adquirió su actual nombre, reemplazando al antiguo, de Pozhar, en el siglo XVII. En la plaza se encuentran el patíbulo, el monumento a Minin y a Pozharsky, además del mundialmente famoso sepulcro mausoleo de Lenin. En la pared del Kremlin están sepultadas grandes figuras de la URSS y relevantes militantes comunistas (como el líder Iósif Stalin, el cosmonauta Yuri Gagarin, el periodista y escritor estadounidense John Reed, así como algunos altos jefes militares, etc. Junto a la plaza se hallan los Grandes Almacenes GUM, obra del arquitecto A. Pomerántsev en el estilo pseudoruso. Es uno de los centros comerciales más grandes de Rusia, donde se encuentran las mejores marcas comerciales a nivel mundial; fue inaugurado el 2 de diciembre de 1893. Tras visitar los almacenes GUM, Natalia nos dio un susto con una bajada de tensión debido a su embarazo. Pero con una cocacola que parecía mágica, nos remató al grupo, tras el almuerzo, con un intenso paseo por los lugares más emblemáticos de Moscú. Entre estos, visitamos el famoso metro de Moscú, considerado el más bello del mundo, inaugurado en 1935. Por primera vez en la historia todas las construcciones de un ferrocarril subterráneo fueron diseñados como un conjunto arquitectónico único. Las estaciones del metro están adornadas con estatuas y relieves, pinturas, mosaicos, vidrieras de colores. Entre estas visitamos la de Novoslabódskaya, Kiyevskaya, Belorrúskaya o Komsomólskaya. Regreso al hotel HOLIDAY INN SUSHEVSKIY (4*), donde nos alojamos en la planta "Executive", tras la cena buffet.


Día 6 - MOSCÚ (Pensión Completa)


Tras dar un corto paseo por algunas calles del centro de la ciudad, nos dirigimos a la Galería Tretiakov, fundada en 1856 por el comerciante moscovita Pável Mijaílovich Tretiakov (1832-1898). Este fue adquiriendo varias obras de artistas rusos contemporáneos, con el objetivo de crear una colección artística, que en 1892 donó a la nación rusa, convirtiéndose en una de las pinacotecas más importantes del mundo.



Tras el almuerzo visitamos el Kremlin, cuyo significado es el de fortaleza: tiene un área de 28 hectáreas y está rodeado por un muro de ladrillos rojos de 2.235 metros de longitud. En la parte central acoge la parte más interesante de la visita, sus tres catedrales. La Catedral de la Asunción y la Catedral del Arcángel Miguel, ambas obra de arquitectos italianos. Terminamos con la Catedral de la Anunciación (Blagoveshtchenski Sobor), con sus nueve cúpulas, obra de arquitectos de Pskov en el noroeste de Rusia. Con 42 m de altura, la Catedral de la Asunción (Uspenski Sobor) fue la principal iglesia en la que se coronaban a los zares. Su interior acoge el trono de Ivan el terrible (1533-1584). Tras esta visita, el grupo asistió de manera opcional a la "Armería", situada también en el recinto del Kremlin, donde se hallan las mayores joyas, carruajes, vestidos, etc, de los zares y zarinas de la historia rusa. Entre estos, la "Armería" es famosa por albergar algunos de los famosos sesenta y nueve huevos creados por Peter Carl Fabergé y sus artesanos de la empresa Fabergé para los zares de Rusia, así como para algunos miembros de la nobleza y la burguesía industrial y financiera, entre los años 1885 y 1917. Así finalizamos este completo día de visitas.



Día 7 - MOSCÚ / KOLÓMENSKOE (Pensión Completa)


Desayunamos y salimos hacia una visita que no estaba en nuestro programa. El Cementerio Novodévichi, el más famoso de Rusia; forma parte del Monasterio Novodévichy, que data del siglo XVI, declarado en 2004 Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Fue inaugurado en 1898, siendo uno de los primeros personajes notables en ser enterrado Antón Chéjov, cuya tumba es obra de Fiódor Shéjtel. El cementerio alberga más de 27.000 tumbas, entre las que se encuentran las de distinguidos escritores, actores, poetas, científicos, líderes políticos y militares.


Continuamos hacia Kolómenskoe, situado en la orilla alta del lado derecho del río Moscova, donde fuimos recibidos con un chupito de vodka y una rica empanadilla. Durante muchos años Kolómenskoe fue la residencia suburbana del soberano y residencia veraniega de los zares. También aquí permanecía en algunas ocasiones Pedro I, así como también fue lugar de descanso de Catalina II y sus nietos. Sus torres, torretas, iglesias y aposentos se ven desde lejos. Hoy día Kolómenskoe se ha convertido en un Museo Nacional, monumento de la arquitectura rusa de los siglos XVI–XVII. En la época de Románov (dinastía Románov) se fueron construyendo varias dependencias: la Torre del Agua (1640), el almacén de víveres, las Cámaras del coronel, la Cocina y otras instalaciones. Todos los monumentos conservados (la lista incluye más de 20) son testigos venerables de los tiempos pasados. En 1923 se inauguró el Museo de arquitectura en madera al aire libre. En el recinto se encuentran las muestras de las construcciones de madera de la Antigua Rusia: destaca la llamada Casa de Pedro I, traída de la norteña ciudad rusa de Arjánguelsk, la torre con puerta del monasterio de San Nicolás de Korela (1691–1692), etc.




Posteriormente tuvimos uno de nuestros mejores almuerzos en Rusia, y seguramente donde más rápido sirven los camareros.... En lugar de regresar al hotel, terminamos la tarde con una visita al famoso mercado Izmailovsky, donde se pueden encontrar algunos souvenirs más económicos para los turistas, así como cámaras antiguas, piezas militares, etc., etc. El regreso fue una de los ratos más divertidos del viaje, donde todo el grupo utilizamos el metro, haciendo uso de la bandera de "Viajas.com". Tras la cena, fuimos en busca de un televisor para ver el partido del Real Madrid-Barcelona, pero fue imposible.... no lo televisaban en Rusia !!!


Día 8 - MOSCÚ / ESPAÑA

Desayuno. A la hora indicada se efectuaron los diferentes traslados de los componentes del viaje, hacia el aeropuerto; algunos volaron con Brussels Airlines hacia Bilbao, vía Bruselas, otros a Valencia con Swiss Air, vía Zurich y el resto, con CSA, vía Praga hasta Madrid. Así, finalizamos este viaje a Rusia, que se convirtió en uno de los grupos más agradables de las salidas especiales de 2011 organizadas por www.viajas.com


Ver el álbum de fotos del viaje
¿Vienes a Rusia con Viajas.com? Visita nuestra sección de Ofertas de viajes a Rusia

Las imágenes que mostramos en este blog cuentan con el consentimiento del afectado y se encuentran incluidas en un fichero automatizado del que es Responsable Viajata S.L. (VIAJAS.COM).No obstante puede ejercitar su derecho de cancelación de su imagen según art. 16 de la LOPD enviando un email con el asunto "baja"a bajas@viajas.com